Header article VUL
Retail

¿Por qué está bajo presión el mercado de los vehículos comerciales ligeros y los vehículos carrozados?

Los plazos de entrega de los vehículos comerciales ligeros y los vehículos carrozados no solo atraviesan las mismas dificultades que la industria del automóvil, sino que también se ven sometidos a otras presiones. Esto obedece en parte al alto grado de mutualización industrial alcanzado por esta categoría de vehículos. Fraikin evalúa el estado del mercado de los vehículos comerciales ligeros.

Durante el primer semestre de 2020, el primer confinamiento provocó la desaceleración de la producción mundial de automóviles, el aplazamiento de sus inversiones y la suspensión de suministros básicos del sector. A finales de 2020, el mercado europeo experimentó una recuperación inesperada, tan violenta como la desaceleración de la actividad registrada tres meses antes. Los fabricantes que hasta entonces temían tener que administrar un excedente de existencias han sido incapaces de satisfacer la demanda y se han visto obligados a prolongar los plazos de entrega.

Liquidar las existencias de vehículos «Euro 6D temp», invendibles desde enero de 2021

Los dos problemas principales del mercado de los vehículos comerciales ligeros son la tendencia a abandonar el diésel de los fabricantes de motores y la entrada en vigor de la nueva normativa en virtud de la cual, a partir del 1 de enero de 2021, estos vehículos deberán cumplir la norma «Euro 6D full», también conocida como «Euro 6d ISC-FCM». Para evitar acumular existencias invendibles después de esta fecha, los fabricantes voluntariamente limitaron e incluso interrumpieron la producción de modelos adaptados a la anterior norma «Euro 6D temp» en 2020. Asimismo, las circunstancias particulares del primer semestre de 2020 han llevado a planificar la producción de determinados modelos «Euro 6D full» únicamente a partir del segundo semestre de 2021. En consecuencia, las entregas de los vehículos se han aplazado. Por otro lado, los fabricantes de motores han dejado de invertir en los motores diésel para vehículos comerciales ligeros y turismos. Solo el 28 % de los coches nuevos vendidos en Europa en 2020 montaban este tipo de motores, mientras que el 92,4 % de los vehículos comerciales ligeros europeos seguían fieles al diésel.

La crisis de los semiconductores frena el mercado de los vehículos comerciales ligeros

La microelectrónica está adquiriendo un carácter cada vez más estratégico para los fabricantes de automóviles porque es un elemento imprescindible en los vehículos actualmente. Sin embargo, desde el inicio de la pandemia, se ha observado una fuerte demanda de estos componentes a nivel mundial porque también se utilizan para fabricar los teléfonos y los ordenadores tan demandados en el contexto actual de teletrabajo generalizado. La producción de microcontroladores, concentrada en unos cuantos fabricantes como Infineon y TSMC, está saturada y no consigue responder al incremento de la demanda. El desabastecimiento de componentes electrónicos podría durar hasta finales de 2021. A esto se suma la escasez de cuarzo, necesario para fabricar pantallas, en una época en la que casi todos los salpicaderos incorporan una. Debido a la situación industrial de la electrónica, el plazo de entrega de un vehículo depende estrechamente de los extras adquiridos si incluyen componentes electrónicos.

La producción conjunta retrasa la recuperación

El último elemento que pone en apuros al mercado de los vehículos comerciales ligeros es la creciente producción conjunta de los equipos para vehículos comerciales ligeros y turismos. Al compartir numerosos subsistemas técnicos, los arbitrajes necesarios para distribuir los recursos en caso de exceso de demanda pueden ser desfavorables para los vehículos comerciales ligeros, especialmente porque las fábricas especializadas en este tipo de vehículos son relativamente escasas. Pueden alcanzar su límite de capacidad en un entorno de mercado agitado, como el año pasado. Por último, el equipamiento de los vehículos comerciales ligeros para un uso profesional, por ejemplo un equipo frigorífico, también ocasiona retrasos. Durante el primer semestre de 2021, la mejor forma de reducir el plazo de entrega de un vehículo comercial ligero es elegir el vehículo con menos equipos electrónicos. La integración de un cargador opcional para un vehículo comercial ligero eléctrico o un sistema de sonido de gama alta puede retrasar la entrega varios meses. Sin embargo, se espera que el mercado se recupere dentro de unos meses, como ha sido el caso del mercado del alquiler con opción a compra, que también ha afrontado la crisis.

Partagez cet article
Compartir este artículo