Recuperación post-covid : Reiniciar la actividad de la flota tan pronto como se levante el confinamiento.

Si bien la economía mundial se ha estancado durante varias semanas, por fin se vislumbra el final de la crisis sanitaria. Ahora bien, sólo se trata de determinar qué medidas hay que aplicar para reiniciar el negocio una vez finalizado el período de confinamiento. Cuando se reabran las empresas, no solo debemos ser operativos, sino que tenemos que añadir un valor real para ayudar a maximizar la rentabilidad para todos. Colin Melvin, director de ventas de FRAIKIN UK, analiza la situación.

Muchas de las cosas que son relevantes en el Reino Unido se reflejan en todos los países del Grupo FRAIKIN. Las delegaciones de todo el grupo en todos los países durante el período de confinamiento han estado activas. Trabajando junto a muchas compañías, incluyendo servicios médicos, servicios sanitarios y otras empresas logísticas de servicios esenciales, el Grupo necesitaba asegurar que el negocio en toda Europa para estos clientes del sector transporte continuara sin interrupción. El primer paso que se implementó fue el de teletrabajo para todos los equipos esenciales de las oficinas para poder estar en contacto con nuestros clientes.

Mantenerse en contacto con los clientes es fundamental

A lo largo de la pandemia, ser flexible y proactivo ha requerido replantear nuestros hábitos y costumbres en la vida real. Seguir los consejos e instrucciones del gobierno y crear las condiciones adecuadas para el distanciamiento social ha sido una prioridad. Asegurar que durante todo este proceso los clientes estén informados es una forma esencial de construir relaciones más fuertes. Trabajar con nuestros socios en el día a día significa que cualquier desafío puede ser abordado de una manera pragmática y resuelto rápida y coherentemente. Hay que resolver las cosas eficientemente, ofreciendo un servicio fluido, sobretodo en tiempos donde las situaciones cambian de semana a semana.

Desde la perspectiva de ventas del negocio, un contacto constante a lo largo de la crisis permite cosechar recompensas en el futuro. El envío de comunicaciones periódicas durante las primeras etapas mantiene una relación de alta calidad con todos los clientes.

Al volver a las oficinas, las normas de distanciamiento social siguen vigentes y, por tanto, los asesores y equipos técnicos de cara al futuro tendrán que movilizarse más que nunca. El fortalecimiento de los equipos técnicos móviles durante el resto de 2020 será inevitable, para que los vehículos puedan ser atendidos in-situ. Ahorrando tiempo y dinero, y maximizando el tiempo de actividad de las flotas.

Pero en cualquier crisis mantener tu propio equipo fuerte y centrado es tan importante como cuidar de tus clientes. COVID-19 ha mostrado cómo las mejores empresas están trabajando juntas, con una mayor comunicación entre departamentos, y con sus clientes. Ahora más que nunca se necesita estrechar las relaciones.

Previsión de la vuelta a la actividad de los vehículos

Las empresas deben revisar su flota antes de que se levante el confinamiento, para asegurarse que todos los vehículos están en su máximo rendimiento, tanto si han estado parados sin circular, o trabajando horas extras para completar viajes esenciales. Los equipos de mantenimiento deben ser reforzados, así como los acuerdos con talleres reconocidos. Sólo los que planifiquen con antelación podrán ayudar a las empresas que han estado trabajando sin parar o bien han parado completamente su actividad.

Se deben reconsiderar cómo se utilizan los vehículos, especialmente cuando varios conductores se turnan para el uso de un mismo vehículo. Deben ofrecerse sistemáticamente soluciones de desinfección.

Hacer planes, anticipar y estar un paso por delante

En estos tiempos complicados y confusos necesitamos permanecer abiertos y flexibles, con la capacidad de aprender más día a día. Una de las lecciones aprendidas es que como en el juego de ajedrez, siempre tenemos que pensar en ir varios pasos por delante. ¡Pero eso no es todo! «Lo que hemos aprendido de la crisis de COVID-19 es la necesidad de que las empresas sean flexibles. Con el fin de reaccionar y poderse recuperar, se debe ser capaz de adaptarse a las nuevas condiciones, nueva información y a las directrices cambiantes continuamente» dice Colin Melvin.

La elaboración de un plan de continuidad de negocio es un paso fundamental, pero para la mayoría de las empresas la clave de dicho plan es su adaptabilidad. Las medidas que se adopten dependerán de las necesidades de cada país.

«Las medidas que hemos tomado para satisfacer las necesidades de nuestros clientes ingleses han demostrado ser relevantes, pero no necesariamente se copian exactamente en otros países donde FRAIKIN opera», explica Colin Melvin. «Con el fin de mantener sus promesas, FRAIKIN está tomando lo mejor de cada país y estableciendo que nuestra principal línea de acción es ser flexible y adaptable, para mantener el contacto con nuestros clientes y equipos para que podamos seguir movilizados y reactivos.»

Partagez cet article
Compartir este artículo